Acoso Escolar I

El acoso escolar es un continuado y deliberado maltrato verbal y modal que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objeto de someterle, amilanarle, intimidarle, amenazarle y obtener algo mediante chantaje, y que atenta contra la dignidad del niño y sus derechos fundamentales.

Con frecuencia se intenta encontrar la causa del acoso en el niño que es víctima de él, en sus características personales, buscando la “rareza” que le ha hecho víctima del acoso. Orientadores, padres y profesores, sin ser muy conscientes de ello, tienden a atribuir al niño que es víctima de acoso la responsabilidad de lo que le ocurre atribuyéndole rasgos, características, carencias, déficits actitudinales o conductuales que le hacen “merecedor” o “responsable”, de alguna forma, de la situación.

Sin embargo, el acoso suele comenzar casi siempre de manera repentina con un cambio brusco en la relación entre el niño acosador y el niño que se va a convertir en el objeto de su acoso, pudiendo ser el desencadenante del proceso de acoso escolar un suceso trivial que ocurre de manera fortuita. Un caso de acoso escolar lo es debido a conductas de hostigamiento que se producen de manera real y efectiva con independencia de la personalidad del niño acosado o de su mayor o menor resistencia al daño psicológico que aquellas puedan ocasionarle con el tiempo.

acosoA menudo, quien acosa se ve rodeado pronto de un grupo de acosadores, muchos de ellos por miedo a ser ellos mismos elegidos como objetivo de la violencia del grupo. El niño que amenazando a otro obtiene de él su merienda, su dinero, sus cromos o incluso el reconocimiento social de los demás niños que observan amedrentados al “matón” y prefieren ser sus colaboradores que sus víctimas, descubre que no pasa nada y termina generando un patrón de comportamiento habitual y sistemático.

Por esto, la Comunidad de Madrid ha desarrollado un protocolo de actuación frente al acoso escolar, porque no cabe la tolerancia frente a las  conductas de hostigamiento y violencia en los centros educativos. Es necesario apoyar psicológicamente al niño víctima del acoso, sin perder de vista la absoluta necesidad de que no se reproduzcan contra él las situaciones de acoso mediante la adopción de medidas de protección que garanticen un entorno escolar libre de violencias, acoso o intimidación.

En nuestro próxima artículo hablaremos de las consecuencias que produce el acoso escolar en el niño víctima de dicho acoso. Detectar el problema lo antes posible es fundamental para prevenir los daños que este tipo de conductas generan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s