La Importancia del Juego

/ marzo 17, 2017

El juego es para l@s niñ@s  una actividad esencial, ya que les permite explorar el mundo, desarrollar sus funciones intelectuales, su afectividad y también socializarse. A través del juego expresan sus sentimientos, sus angustias, su voluntad…

1.niño jugandoEl juego permite satisfacer la necesidad de actividad motriz (moverse, correr, agitarse…) y permite afinar la destreza motriz. Facilita, además, desarrollar la imaginación, la creatividad y la espontaneidad en la elaboración mental, de manera que son aconsejables juguetes no demasiado complicados o perfeccionados, para impedir que l@s niñ@s adquieran un papel pasivo en el juego: deben ofrecer posibilidades de combinación diferentes, que l@s niñ@s pueda elegir libremente para crear y transformar a su gusto.

Ciertas necesidades afectivas se ven también cubiertas por el juego, como es el caso del peluche que sirve de acompañante para evitar la angustia durante la noche o cuando mamá no está. Además, los juegos que imponen reglas y límites ayudan a l@s pequeñ@s a dominar sus impulsos y a habituarse a ciertas frustraciones: deben respetar las reglas y aceptar no ser siempre el que gana.

Jugando con papáFinalmente, el juego estimula las funciones intelectuales y sensoriales. Jugando se aprende a observar, a desarrollar la atención, la memoria, a relacionarse con los demás… El juego permite a nuestr@s pequeñ@s descubrir y ejercer sus aptitudes naturales, preparándole así para la vida adulta, donde éstas alcanzarán su futura aplicación.

Por eso es tan importante dedicar tiempo a jugar con nuestr@ hij@s. Ayudarles a ir desarrollándose a través de una actividad que les divierte y que, además, fortalece el vínculo afectivo, les dará seguridad y les permitirá desarrollar estrategias para enfrentarse al mundo. Así que, como diría aquél… ¡A jugar!

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*